.
Adviento, la preparación espiritual para el nacimiento de Cristo

Adviento, la preparación espiritual para el nacimiento de Cristo

Constituye el primer período del año litúrgico para los cristianos. Adviento proviene del término latino Adventus Redemptoris, que significa venida del Redentor.

Se trata de una época de preparación espiritual para celebrar así el nacimiento de Jesucristo. La duración de este período está entre los veintidós y los veintiocho días, al estar integrado de manera obligatoria por los cuatro domingos más cercanos a la celebración de la Navidad. La Iglesia ortodoxa, en cambio, alarga este período a cuarenta días, desde el veintiocho de noviembre al seis de enero.

El Adviento se caracteriza por ser un momento de oración y reflexión, donde la espera vigilante tiene un papel importantísimo. Los fieles están pendientes de la fecha que conmemora el nacimiento del hijo de Dios, por lo que a su vigilia se une la ilusión, la esperanza en un futuro en el reino de los cielos.

Pero no sólo se trata de rezar, también hay que interactuar con los demás, promoviendo el perdón y la alegría. Durante este tiempo tan especial, la Iglesia ortodoxa, por ejemplo, obliga a una abstinencia estricta de determinados alimentos, llegando a convertirse en estricto ayuno en la iglesia ortodoxa copta.

Lee también Solsticio de Invierno: ¿qué ocurre durante la noche más larga del año?

Tiempo de Adviento


Adviento
El inicio del Adviento comienza el domingo siguiente al de la solemnidad de Cristo Rey, el último domingo del año litúrgico anterior. Al establecerse en los cuatro domingos anteriores a la Navidad, el primer domingo de ésta época suele ubicarse entre el veintisiete de noviembre y el tres de diciembre.

A nivel espiritual, su finalidad es preparar al creyente para la segunda venida del Salvador y el encuentro definitivo con Dios. Disponer el alma para sentir la divinidad del Señor, aquél que vino a la Tierra convertido en hombre para morir por nosotros y permitir así nuestra salvación.

Es un momento dulce y esperanzador para los fieles cristianos, conocedores de que su vida física en la Tierra es tan sólo un paso necesario para poder llegar un día a unirse con Dios. Entonces disfrutará eternamente de su gracia.

Costumbres del Adviento

  • Se suelen colocar en las iglesias e incluso en los hogares una corona formada por ramas de pino con cuatro velas. Es la llamada corona de Adviento. Cada vela representa cada uno de los domingos de este período.
  • A esas velas le es asignada una virtud, como puede ser que la primera sea paz, la segunda amor, la tercera fe y la cuarta tolerancia. Todas esas virtudes deberán ser mejoradas durante su semana respectiva.
  • El color litúrgico utilizado estos días es el morado.
  • Los domingos se reúne la comunidad o las familias en sus casas alrededor de la corona de Adviento. Posteriormente se lee la Biblia y se medita. A menudo la corona suele ser llevada a la iglesia para ser bendecida por el sacerdote.

También te puede interesar: