.
Aceite de girasol: ideal contra el cáncer y enfermedades cardiovasculares

Aceite de girasol: ideal contra el cáncer y enfermedades cardiovasculares

Acompañante culinario y protector de la salud. El aceite de girasol es una de las grasas naturales más nobles y versátiles que existen. Por sus propiedades saludables, es comúnmente utilizado en la cocina.

Pero como medicina alternativa combate padecimientos cardiovasculares e incluso cáncer. El aceita de girasol es rico en omega seis.

Una sustancia que nuestro cuerpo no produce pero que necesita para su funcionamiento. Con su consumo, prevenimos la aparición de procesos inflamatorios, aterosclerosis, várices y coagulación de la sangre.

La circulación también mejora en este proceso. El aceite de girasol es generoso en la disminución de los niveles de colesterol y triglicéridos. Lo que implica que tendremos un corazón más sano y menos propenso a enfermedades.

Estos ácidos grasos también disminuyen los niveles de ansiedad, estrés y nerviosismo. Sobre trastornos del sistema nervioso, actúa como un coadyuvante a su prevención. Como en el caso del alzhéimer, pérdida de memoria y otros padecimientos.

Como un antioxidante por excelencia, sus cargas de vitamina E protegerán a nuestro sistema de enfermedades degenerativas como el cáncer. También fortalece nuestro sistema inmunológico, previene patologías ginecológicas y el desarrollo de cataratas.

¿Cómo debes consumir el aceite girasol?


aceite de girasol

Crudo. La única forma en la que el aceite de girasol sea completamente saludable es consumirlo en su estado más virgen. Mientras menos refinado sea, conservará intacta la concentración de sus propiedades y su intenso aroma. No así en el caso del producto industrializado.

De resultar que no tengas más opción que emplear el aceite de girasol que venden en los supermercados, evita su consumo en frituras.

Cuando lo sometes a altas temperaturas, no solo pierde sus cualidades, sino también produce toxinas que sí son perjudiciales para nuestra salud.

Te recomendamos que combines esta grasa sobre todo con vegetales y ensaladas. Puedes preparar diversos aderezos para untar en tus recetas culinarias.

¿El aceite de girasol puede hacerme daño?


Todos los excesos son nocivos para nuestro bienestar. Las grasas naturales no están exentas de esto. En caso de que consumamos excesivamente este producto, nuestros niveles de tensión arterial se podrían disparar. Las arterias sufrirían daños y la sangre se oxidaría.

Por tratarse de grasas, también recuerda que puede propiciar obesidad y diabetes. Y en última instancia, en lugar de combatir el cáncer, se convertiría en quien lo propicia. Sobre todo cuando se trata de la degeneración de células en la próstata.

Ingiere aceite girasol en su justa medida y estarás en el camino correcto a la vitalidad.


Te puede interesar:

Naylett Naylett

Periodista y Community Manager con experiencia en periodismo impreso y digital. Amante de la poesía. Fiel creyente de que el Universo conspira para cumplir tus pensamientos. Habla con nosostros en m.me/wemystices