.
Aceite esencial de lavanda, un antiséptico efectivo y natural

Aceite esencial de lavanda, un antiséptico efectivo y natural

Sin duda el aroma de la lavanda es uno de esos agradables olores que no se olvidan fácilmente. Por su parte, el aceite esencial de lavanda es uno de más utilizados en la aromaterapia.

Posee unas importantísimas propiedades antiinflamatorias, antisépticas, antidepresivas, analgésicas, desintoxicantes o sedantes, entre otras. Por este motivo el hombre lleva utilizándolo la lavanda desde la noche de los tiempos.

La lavanda, Lavandula angustifolia, es un arbusto de hoja perenne, muy sencillo de cultivar y que genera racimos de bellas y perfumadas flores sobre un forraje de color verde o gris plateado. Originaria del norte de África y de zonas mediterráneas de montaña, florece más fácilmente en los hábitats rocosos soleados. En la actualidad se da en todo el sur de Europa, Australia y Estados Unidos.

Se ha utilizado a lo largo de la historia por numerosas civilizaciones. Así los antiguos persas y romanos las utilizaban añadiéndolas al agua para realizar sus baños de piel purificativos. Y es que la palabra lavanda tiene como origen la palabra latina lavare, cuyo significado es lavar.

Por otro lado, egipcios, fenicios y árabes la usaban como perfume e incluso para momificar, sumergiendo en lavanda las prendas en las que se envolvían las momias. En Europa, durante la época medieval y el renacimiento, servía para ponerla sobre el suelo de los castillos para ejercer de desinfectante a la cpar que como ambientador natural.

Lee también: Cura tu cuerpo y espíritu con hierba de lavanda

Usos del aceite esencial de lavanda


aceite esencial de lavanda

Dicho aceite posee un aroma dulce, floral, herbáceo y suavemente amaderado. Tiene un color que va de amarillo pálido a verdoso, aunque también puede ser incoloro.

Gracias a su propiedades antiinflamatobrias, desintoxicantes, antisépticas y analgésicas, es usado tanto para el cuidado del cuerpo en general y de la piel en particular, como para la elaboración de jabones, perfumes o productos de limpieza.

Empleo del aceite esencial de lavanda


  • Inhalación. Es habitual utilizarlo de esta manera o bien añadir unas pocas gotas a un recipiente lleno de agua caliente y a continuación respirar el vapor que emane de él.
  • Al añadirlo en el agua de la bañera o echárnoslo sobre el cuerpo mientras nos duchamos aliviará los dolores musculares así como el estrés.
  • Un masaje con aceite esencial de lavanda en pieles con quemaduras, acné o heridas sirve de alivio. También para reducir los dolores articulares o musculares. Eso sí, siempre hay que diluirlo con un aceite portador.
  • Para las manos y los pies añadiremos una gota de este aceite en un recipiente lleno de agua tibia antes de introducir dichas extremidades.

 

El aceite esencial de lavanda es muy utilizado en la aromaterapia y posee unas magníficas propiedades antiinflamatorias, antidepresivas y antisépticas.


También te puede interesar: