.
Aceite de almendras: un cosmético natural

Aceite de almendras: un cosmético natural

El aceite de almendras ha sido utilizado desde la antigüedad como un potente cosmético natural.

Se obtiene del fruto del almendro y, dado que es un aceite que la piel absorbe con mucha facilidad, dota a las capas más superficiales de la misma de una serie de beneficios como sales minerales, vitaminas A y E y ácidos grasos esenciales.

Lee también: Hathor, la diosa de la belleza y la armonía


Usos del aceite de almendras


Aceite de almendras para el pelo

El aceite de almendras es un excelente aliado para personas con cabello seco porque otorga brillo y suavidad al instante. ¡Úsalo como sustituto del acondicionador! Dejando actuar unos minutos y luego aclarando con agua tibia.


Aceite de almendras es bueno para la piel

El aceite de almendras es la mascarilla perfecta para tratar la sequedad de la piel o el acné. Los ácidos grasos que contiene suponen la hidratación perfecta.


Aceite de almendras es un poderoso anti-estrías

Gracias a la vitamina E que contiene es un regenerador estupendo de la piel, muy indicado para intentar reducir las molestas estrías.


Aceite de almendras cómo Anti-arrugas

Si se aplica de forma temprana, supone un potente reductor de las primeras marcas de la línea de expresión. Se puede aplicar una gota del aceite de almendras alrededor de los ojos, la barbilla y la frente y masajear suavemente dos veces al día, por la mañana y por la noche.


Aceite de almendras en masajes

El aceite de almendras ayuda a calmar la ansiedad, los nervios y el estrés. Calma el picor cuando hay erupciones cutáneas, disminuye los dolores, ablanda las partes inflamadas y alivia la irritación. Acompaña el masaje con unas velas y notarás como comienza a fluir de nuevo la energía positiva.

Prepara tu propio aceite de almendras


Es fácil encontrar aceite de almendras en herbolarios o incluso en grandes superficies, pero si lo tuyo es el Do it yourself te contamos como puedes obtener tu propio aceite de almendras de forma rápida y sencilla.

Para preparar el aceite de almendras necesitarás:

  • 2 tazas de almendras sin tostar.
  • 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 licuadora.

Preparación del aceite de almendras paso a paso:

  1. Pon las almendras en la licuadora.
  2. Lícualas primero a baja velocidad y ve aumentándola a medida que los trocitos de almendra sean más pequeños.
  3. Una vez que las almendras hayan formado una pasta añade una cucharada de aceite para hacerla más cremosa.
  4. Guarda el licuado en un frasquito de cristal y mantenlo ahí dos semanas para que el aceite de las almendras se separe de la pulpa.
  5. Empieza a beneficiarte de sus propiedades.

Te puede interesar:

Ana Ana

Periodista y fotógrafa. Curiosa e inquieta, interesada en todo lo que supongo aprender cosas nuevas.

 
Artículos más recientes