.
Recordatorios de Buda, reconoce tus miedos con estas 5 enseñanzas

Recordatorios de Buda, reconoce tus miedos con estas 5 enseñanzas

Los 5 recordatorios de Buda es una práctica meditativa, destinada a reconocer nuestros miedos primarios, relacionarnos con ellos y aceptarlos, como parte del ejercicio de vivir el momento presente, con plena consciencia.

En su libro “El Corazón de las Enseñanzas de Buda” (2000), el maestro zen vietnamita y monje budista, Thich Nhat Hanh (1926), señala que el mismo Buda aconsejó recitar los 5 recordatorios, cada día.

Thich Nhat Hanh explica los 5 recordatorios de Buda, enunciándolos en frases de fácil comprensión:

  1. “Por mi naturaleza estoy destinado a envejecer. No hay forma de huir del envejecimiento”.
  2. “Por mi naturaleza estoy destinado a caer enfermo. No hay forma de huir de la enfermedad”.
  3. “Por mi naturaleza estoy destinado a morir. No hay forma de huir de la muerte”.
  4.  “Todo cuanto quiero y las personas que amo tienen la naturaleza del cambio. No hay forma de evitar tener que separarme de ello”.
  5. “Mis acciones son lo único que realmente me pertenece. No puedo huir de las consecuencias de mis acciones. Ellas son la base que me soporta”.

La comprensión de los 5 recordatorios de Buda


5 recordatorios de buda

El objetivo de meditar con los 5 recordatorios de Buda no es adquirir una visión fatalista o pesimista de la vida, sino motivar la compresión sobre el fenómeno del cambio, y la liberación de los apegos producidos por el ego.

Este tipo de entendimiento permite al individuo enfocarse en disfrutar el ahora, en lugar de perderse en divagaciones y angustia, sobre lo que puede suceder y está fuera de su control (ilusorio).

Los 5 recordatorios de Buda no se contraponen a la doctrina de la reencarnación y el karma, por el contrario,  Thich Nhat Hanh destaca que el nacimiento y la muerte son conceptos relativos, no absolutos.

“Debemos disolver la idea de la duración de la vida. Creemos que solos existimos desde un determinado momento  hasta otro y sufrimos por ello. Pero si observamos a fondo descubriremos que nunca hemos nacido y que jamás moriremos”, explica el monje zen, en “El Corazón de las Enseñanzas de Buda”.

El guía espiritual budista señala también que “acarreamos con nosotros el mundo del no nacimiento y de la no muerte, pero nunca llegamos a sentirlo porque vivimos solo con nuestras ideas”.

“La práctica consiste en liberarnos de ellas y percibir la dimensión última (el mayor alivio): el nirvana, Dios, el mundo del no nacimiento y de la no muerte”.

Al asimilar el miedo a la muerte, la enfermedad, el envejecimiento y la pérdida, entendemos que forman parte de la naturaleza humana (la experiencia corpórea), pero no trascienden hacia la parte divina.

Con este conocimiento, es posible aprender a trabajar los sentimientos desde la base de la responsabilidad de las propias acciones, y no desde el miedo por lo que pueda acontecer en el futuro.


 Te puede interesar:

Westalia Westalia

Comunicadora social y escritora, es practicante de Tarot Transpersonal y Astrología Kármica. Ha recibido formación en Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) y Canalización Espiritual. Apasionada por la fotografía, los viajes, la meditación, el cine y la mitología. Habla con nosostros en m.me/wemystices