.
 

Introducción a la Carta Astral


Carta Natal

La carta astral es un mapa o plano del cielo que representa las posiciones planetarias, en un determinado momento. Este diagrama, puede ser diseñado para una persona (carta natal), un país o un hecho específico, pero siempre los eventos estelares serán observados desde la perspectiva terrestre.
 
La Astrología Occidental tiene un enfoque geocéntrico, es decir, se considera a la Tierra el centro del Universo, con los cuerpos celestes girando a su alrededor (aunque no sea científicamente cierto).
 
En un efecto ilusorio, al observar los fenómenos planetarios desde la óptica terrestre, pareciera que la Tierra fuese el punto central, y que los astros se mueven en torno a ella.
 

Círculos en la Carta Astral

Los astrólogos antiguos consideraban que si la Tierra tenía forma esférica, el Universo también debía tenerlo, de allí que se eligiera el círculo para la presentación de la carta astral.
 
De la misma forma, esta figura permite presentar lo que se ve en el cielo en el momento del evento (nacimiento, suceso), y lo que no se ve o permanece oculto a la vista (desde la perspectiva terrestre).
 
Al momento de trazar la carta astral, se utilizan dos círculos imaginarios para determinar la posición de los planetas, con respecto a la Tierra. Ellos son: el Ecuador y la Eclíptica.

El Ecuador o ecuador terrestre es la línea imaginaria que ciñe a la Tierra a la mitad (por su centro), dividiéndola en hemisferio norte y hemisferio sur. En Astrología, también se considera el ecuador celeste, que no es más que la proyección del ecuador terrestre en el espacio.
 
Por su parte, la Eclíptica indica el recorrido “aparente” del Sol, alrededor de la Tierra, visto desde la perspectiva terrestre. Este trayecto tiene una duración de 365,25 días (un año).
 

Significado de la Eclíptica en la Carta Astral

Los antiguos astrólogos dividieron la eclíptica en 12 segmentos iguales de 30 grados (30º), partiendo del punto Aries (grado cero de Aries) o punto vernal: la intersección entre la eclíptica y el ecuador celeste, que ocurre en el equinoccio de marzo (primavera en el hemisferio norte, y otoño en el hemisferio sur).
 
Nota: de acuerdo con la astronomía, un equinoccio sucede cuando se puede observar el Sol sobre el punto vernal, lo que acontece dos veces por año (en los meses de marzo y septiembre).

Las 12 secciones de la eclíptica fueron bautizadas con los nombres de las constelaciones, que tenían estrellas fijas en esos sectores (o lo más cercano posible), y constituyen lo que hoy conocemos como signos del zodiaco: Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpión, Sagitario, Capricornio, Acuario, y Piscis.
 
Es importante saber que, a pesar de tener el nombre de las constelaciones, los segmentos de la eclíptica (signos) no coinciden con las mismas, debido al movimiento rotatorio de la Tierra, (hay una separación aproximada de 30º entre una y otra). 
 
De hecho, existe una marcada diferencia entre las fechas astrológicas utilizadas en el zodiaco tropical, las del zodiaco sideral y las fechas astronómicas reales (fecha exacta en la que el Sol se encuentra con una constelación).
 
El Zodiaco es la banda (imaginaria) en el centro de la eclíptica, donde se circunscriben los signos. La mayoría de los astrólogos occidentales trabajan con el zodiaco tropical (doce signos y catorce constelaciones), pero también existen adeptos al zodiaco sideral u oriental.
 
Los practicantes de la astrología sideral incluyen entre sus cálculos el movimiento de las constelaciones, por lo que además de los 12 signos tradicionales, algunos de sus adeptos adoptaron la representación de la 13ª constelación (Ofiuco – la serpiente) y en ocasiones, la 14ª (Cetus – la ballena).
 
Los astrólogos que utilizan el zodiaco tropical suelen obviar a Ofiuco y Cetus como signos (más no como constelaciones), debido al poco tiempo que el Sol pasa bajo su influencia (18 días en Ofiuco y cerca de 24 horas en el caso de Cetus).
 

El Sol, la Tierra, y la Eclíptica en la Carta Natal

Aspectos Planetarios

En su camino anual, el Sol tarda aproximadamente treinta días en recorrer cada segmento de la eclíptica (cerca de un grado por día), por lo que las personas nacidas (o eventos acaecidos) en ese período de tiempo, responderán al signo que identifica ese lapso temporal.
 
Por ejemplo, un individuo que nació el 26 de abril o un congreso estudiantil efectuado en la misma fecha, estarán bajo la influencia de Tauro (del 21 de abril al 21 de mayo, aproximadamente), como signo solar (posición del Sol).
 
Nota: las fechas de inicio y culminación del período correspondiente a cada signo, son aproximadas y no exactas, ya que pueden modificarse por la aparición de los años bisiestos, además de la hora de entrada del Sol (dos personas nacidas el mismo día pueden tener signos solares distintos).
 
De la misma forma, la ubicación del signo Ascendente (AC) resulta influenciada por el movimiento de rotación de la Tierra (24 horas), el lugar y la hora en la que se produce el evento. 
 
El Ascendente (AC) es el punto donde se encuentran la eclíptica y el horizonte oriental (Este) del observador. Señala el nacer del Sol, el inicio (cúspide) de la Casa I, y el signo que asciende en el horizonte, al instante del nacimiento. 
 
Recordemos que la Tierra gira sobre sí misma en sentido antihorario (de derecha a izquierda), en ciclos de 23 horas y 56 minutos (un día). En cada vuelta, los signos (eclíptica) “parecen” pasar frente al planeta azul.
 
Se estima que cada signo dura en promedio dos horas en cruzar el horizonte oriental (Este) de la Tierra (plano del observador frente a los eventos astrológicos); sin embargo, existen signos de corta y larga ascensión.
 
En el hemisferio sur Acuario, Piscis, Aries, Géminis, Capricornio y Tauro son considerados signos de larga ascensión, (pueden tomar más de dos horas para atravesar el horizonte).
 
Mientras que Cáncer, Leo, Virgo, Escorpión, Sagitario, y Libra se identifican como de corta ascensión (en algunas latitudes pueden durar apenas 30 minutos). En el hemisferio norte, el primer grupo es de corta ascensión y el segundo de larga.
 
Es preciso que el astrologo (manualmente o a través de un programa informático) determine la exactitud del ascendente, ya que que personas nacidas el mismo día y a la misma hora pueden tener uno distinto, debido a la posición geográfica.
 

El horizonte y la Carta Astral

Uno de los conceptos fundamentales en el estudio de la Astrología es el de horizonte, que hace referencia al plano desde el cual el sujeto observa los fenómenos celestes, (continuando con la perspectiva terrestre).
 
Tal como el Ecuador divide la Tierra en hemisferio norte y hemisferio sur, el horizonte divide la carta astral en lo que podemos ver (cielo visible), y lo que permanece oculto, al momento del evento. 
 
Cabe destacar que la interacción entre el horizonte, la elíptica y el meridiano (semicírculo imaginario que conecta el Polo Norte con el Sur), crea los cuatro ángulos principales de la carta astral: el Ascendente, el Descendente, el Medio Cielo y el Fondo del Cielo
 
A partir de estos cuatro ángulos, es posible ubicar los puntos cardinales y posicionar las casas astrológicas, que forman el eje del mapa astral (el Ascendente es el inicio de la Casa I, el Descendente de la VII, el Fondo del Cielo es el comienzo de la Casa IV, y el Medio Cielo es el de la Casa X).
 
En este sentido, el cruce entre el horizonte y la eclíptica señala la ubicación del horizonte oriental (Este) y el horizonte occidental (Oeste), es decir, las posiciones del Ascendente (AC) y el Descendente (DC).
 
El eje Ascendente – Descendente refleja el horizonte local al momento del evento, y divide horizontalmente la carta astral en hemisferio superior (día – lo que vemos) y hemisferio inferior (noche – lo que permanece oculto).
 
La intercepción entre la eclíptica y el meridiano, habla sobre el Fondo del Cielo o Immum Coeli (FC ó IC), y el Medio Cielo (Medium Coeli – MC). Este eje divide (verticalmente) la carta astral en hemisferio oriental y hemisferio occidental (los astros en el hemisferio oriental ascienden y el occidental, descienden).
 
El Medio Cielo es el punto más alto de la carta astral (vinculado al cénit: punto del hemisferio celeste sobre la vertical del observador); el Fondo del Cielo es el opuesto del anterior (MC), y está relacionado con el nadir (el punto más bajo del mapa astral).
 

Distribución de los ángulos en la Carta Astral

Los cuatro ángulos principales se distribuyen en la carta astral, con sentido antihorario, iniciando con el Ascendente (encuentro entre la eclíptica y el horizonte oriental), seguido por el Fondo del Cielo (intercepción entre el meridiano y la parte inferior de la eclíptica.
 
Continua con el Descendente (cruce entre el horizonte occidental y la eclíptica), y finalmente el Medio Cielo (encuentro entre el meridiano y la parte superior de la eclíptica).
 
El trazado de estos ejes, divide la carta astral en cuatro sectores. El astrologo debe fraccionar estas nuevas secciones (cada una en tres partes, no necesariamente iguales), a partir de cálculos que involucran el ecuador celeste y el arco diurno de los cuerpos astrales (semicírculos trazados por astros y planetas, cuando se mueven sobre el horizonte). 
 
La nueva división de los sectores de la carta astral, tiene como objetivo conseguir 12 áreas diferenciadas: las 12 casas astrológicas, asociadas con un elemento, un signo y aspectos de la vida cotidiana. 
 

La Carta Astral y las Casas


En la Astrología Occidental, las 12 casas simbolizan las distintas áreas de la vida del individuo (personalidad, bienes, comunicaciones, hogar, creatividad, trabajo y salud, relaciones, muerte, filosofía, profesión, amistades, e inconsciente).
 
Cada casa es asociada a un signo y un elemento; y su distribución en la carta astral, depende del sistema de domificación elegido por el astrologo, siendo los más populares el sistema de las Casas Iguales, Placidus (o Plácido), y Koch. 
 
El área de cada casa (que sigue la forma de un arco o curva), es delimitada por dos líneas, la primera de las cuales (siguiendo el sentido antihorario), es conocida como cúspide (comienzo).

Aunque en la mayoría de las cartas astrales, cada casa ostenta un área de 30 grados (30º) en un círculo (360º), el tamaño de estas secciones no siempre es exacto y puede variar según la posición geográfica.
 
De allí que la hora y el lugar sean factores cruciales al momento de levantar un mapa astral, al igual que la fecha en cuestión, ya que individuos nacidos el mismo día puedan tener signos solares e incluso ascendentes distintos, lo cual modifica la disposición de las casas astrológicas en la carta.
 
Por otra parte, es importante indicar que las casas astrológicas son alineadas en sentido antihorario (contrario al movimiento de las agujas del reloj, es decir, de derecha a izquierda), debido a dos factores fundamentales:
La posición del observador es en la superficie de la Tierra (modelo geocéntrico), y de allí orienta su perspectiva desde el Polo Norte hacia el Sur. 
El movimiento de traslación de los planetas y de rotación de la Tierra, vistos desde la perspectiva terrestre, parecen seguir el sentido antihorario.
 
A raíz de estas condiciones, es posible notar que en las cartas astrales el punto cardinal Este se ubica del lado izquierdo (por donde surge el Sol y el Ascendente), mientras que el Oeste se posiciona a la derecha (el Descendente).
 
Siguiendo esta perspectiva, pareciera que los planetas salen por el Este, describen un semicírculo y se ponen por el Oeste, continuando la curva diseñada por la eclíptica.
 

Significado de las Casas Astrológicas en la Carta Astral


El inicio (cúspide) de la Casa I en la Carta Astral es determinada por el Ascendente (AC), es decir el signo que emerge en el momento en el que se interceptan la eclíptica y el horizonte oriental (Este), durante el movimiento rotatorio de la Tierra, y en el instante del nacimiento.
 
Para realizar este cálculo, el astrologo necesita conocer el día, lugar y fecha del evento o nacimiento (en el caso de una carta natal). Una vez determinada esta información, establecerá la posición de las 11 casas siguientes.
 

Casa I

Elemento: Fuego
Signo: Aries
Ascendente (cúspide). Apariencia física, identidad externa, personalidad
 

Casa II

Elemento: Tierra
Signo: Tauro
Bienes, posesiones, escala de valores, habilidad para ganar dinero
 

Casa III

Elemento: Aire
Signo: Géminis
Comunicaciones, pensamiento lógico, entorno cercano, primeros estudios
 

Casa IV

Elemento: Agua
Signo: Cáncer
Fondo del Cielo (cúspide). Familia, hogar, orígenes, patria, seguridad emocional
 

Casa V

Elemento: Fuego
Signo: Leo
Creatividad, autoexpresión, hijos, diversión, romance
 

Casa VI

Elemento: Tierra
Signo: Virgo
Salud, trabajo, obligaciones, servicio, purificación, nutrición
 

Casa VII

Elemento: Aire
Signo: Libra
Descendente (cúspide). Matrimonio, socios, enemigos declarados, asuntos legales
 

Casa VIII

Elemento: Agua
Signo: Escorpión
Sexualidad, muerte, transformación, tabú, misterio, regeneración, herencia
 

Casa IX

Elemento: Fuego
Signo: Sagitario
Filosofía, estudios universitarios, el extranjero, autoconciencia, religión,
 

Casa X

Elemento: Tierra
Signo: Capricornio
Medio Cielo (cúspide). Vocación, profesión, ambición, éxito, imagen pública
 

Casa XI

Elemento: Aire
Signo: Acuario
Grupos, amistades, vida social, esperanzas, conciencia social
 

Casa XII

Elemento: Agua
Signo: Piscis
Misticismo, introspección, vidas pasadas, enemigos ocultos, karma, sacrificio, exilio, reclusión, potencial y debilidad ocultos 
 

Descubre más sobre la Carta Astral